Blog de Cercadelpasillo

Déjame salir

Atardecer, manta, lluvia en el cristal y ganas de ver una buena película de terror mientras el salón se hace cada vez más oscuro. Pero al final de la tarde todo se ha quedado solo en eso. Ganas. Cuando aparecen los créditos tengo la sensación de haberme quedado con hambre. De yo hubiera pedido postre.

La película transcurre durante el fin de semana en el que Chris (Daniel Kaluuya), un joven afroamericano que tiene una relación con una preciosa chica blanca, viaja a la casa de campo de sus suegros para conocer a toda su familia. La historia ya está escrita. Solo tiene que fluir. Podría parecer la enésima entrega de lo mismo de siempre y que en cualquier momento aparezca Robert de Niro para en cada gesto convertirse en el suegro con prejuicios perfecto. El caso es que este thriller rompe con todo lo escrito. Una historia inteligente con un guion brillante. Al Cesar lo que es del Cesar. Enseguida se empieza a descubrir que no todo es lo que parece en esta idílica casa de campo. Chris tendrá que luchar contra toda clase de prejuicios. Es un retrato escondido de la sociedad moderna estadounidense, y una crítica que hará pintar la cara a más de uno. Un thriller psicológico que juega con el contraste de momentos inquietantes que te hacen moverte en la silla y situaciones tan disparatadas que no podrás evitar reír. Un miedo tan complicado como agradecido por el espectador que deja reposar de vez en cuando con los comentarios más inesperados e inteligentes.

Un desenlace previsto en una película que te deja siempre con ganas de más. Una aspiración de terror que se convierte en una película novedosa e interesante pero no clasificable dentro de este género. Sorpresa dentro de la lista de nominados a los Oscars.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: